El organismo requiere de unos nutrientes determinados al día, y la dieta de la zona nace para satisfacerlas con precisión, la mejor forma para una alimentación saludable. De hecho, muchos seguidores no la consideran una dieta, sino una manera de alimentarse cuyo único fin es el equilibrio de las comidas con la consecuente regulación de los órganos del cuerpo, las hormonas, etc.

¿Qué es la dieta de la zona?

Su base es muy sencilla. Consiste en la combinación de una proporción determinada de carbohidratos, proteínas y lípidos en un 40-30-30, respectivamente. Además, para hacer la dieta de la zona puedes escoger dos caminos: el visual o el de los bloques. El más fácil de seguir es el método de los bloques; se suele recomendar para empezarla.

El método de los bloques

dieta de la zona 40 30 30

El primer paso es dividir tu plato en tres porciones. En una parte se pondrá la cantidad de proteína equivalente a la palma de la mano, que suele oscilar entre 90 y 140 gramos según seas mujer u hombre. No es obligatorio que los prótidos sean siempre de origen animal, pero estos alimentos suelen tener una mayor concentración.

Si eres vegano o vegetariano, te servirán los frutos secos, la soja y sus derivados o el tofu, así como productos lácteos y huevos, si no los has restringido. En las tiendas de nutrición también venden suplementos vegetales de proteína.

Los otros dos tercios están destinados a los hidratos de carbono, dos palmas de tu mano aproximadamente. Los mejores carbohidratos que puedes incorporar en la dieta se encuentran en frutas, verduras y hortalizas, porque su contenido en glucosa es menor y aportan otros nutrientes como vitaminas. Prepara ensaladas variadas y de postre tómate una fruta. En cambio, si prefieres comer arroz, legumbres o pasta, debe comprender únicamente un tercio del plato.

Respecto a las grasas, la más recomendada es el aceite de oliva, rico en ácidos grasos monoinsaturados. Con la zona, se debe comer crudo, aliñando las ensaladas. Si es virgen extra, mucho mejor. La cantidad óptima se aproxima a la de una cucharada sopera del aceite. Otras fuentes de lípidos son los frutos secos.Una vez has comido, cuando pasen 4 horas deberías sentirte a gusto, saludable, y no tener hambre. Eso quiere decir que te has ajustado a tu zona con esta dieta.

¿Cómo calcular los bloques para el menú?

Para saber cuáles son tus necesidades nutricionales y elaborar un menú semanal, debes conocer tu IMC, el porcentaje de masa corporal, la frecuencia con la que haces deporte y otros aspectos significativos. Así se calcula el número de bloques a añadir en tu régimen diario. No obstante, lo normal es que las mujeres consuman 12 bloques, mientras que los hombres 15. Y ten en cuenta los siguientes consejos:

tabla para estar en la zona

Haz clic para agrandar la imagen.

  • Come 5 veces al día: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena.
  • No hagas ayunas: desayuna nada más te levantes de la cama.
  • Si tienes carencias nutricionales, haz un aporte con complementos dietéticos.
  • Bebe 2 litros de agua diarios, preferiblemente de agua mineral natural.
  • Intenta que no pasen más de 4 horas entre comidas.

Opiniones sobre la dieta de los científicos más rigurosos

El experto de Mi Dieta Cojea hizo un análisis objetivo y llegó a las siguientes conclusiones sobre la dieta para estar en la zona:

  1. Es hiperproteica, por la distribución de nutrientes 40-30-30.
  2. Es hipocalórica, las necesidades energéticas son mucho mayores en las personas “normales”, ya que la proporción debería ser 50 (60) – 12 (18) – 25(35). Por tanto, es una dieta desequilibrada.
  3. La FESNAD explica el peligro de un elevado consumo de proteínas procedentes de la carne, ya que puede suponer que, en vez de adelgazar, ganes peso.
  4. Para cumplir la proporción 40-30-30, al ser casi imposible, Enerzona vende varios complementos (batidos, galletas y barritas, entre otros) para suplir las carencias de hidratos.
  5. Respecto al omega 3, en vez de promover el consumo de alimentos, también ofrecen productos en forma de cápsula en vez de recetas.
  6. Es desequilibrada y entra en diversas falacias científicas.
  7. No tienes por qué perder peso sin pasar hambre.
  8. Sus productos no parecen mejorar el nivel de colesterol en sangre, porque muchos de ellos tienen grasas saturadas e hidratos de carbono refinados, superando en varios casos el 60% del perfil lipídico saturado (por ejemplo, el tentempié Minicock o el batido de fresa).
  9. Continuando con el punto anterior, la dieta de la zona es muy peligrosa para la protección cardiovascular, porque la ingesta de grasas saturadas no debe exceder el 7%.
  10. No aportan ninguna evidencia científica sobre que mejore el estado mental y el rendimiento físico al hacer deporte.
  11. Otra evidencia no probada es que reduzca los radicales libres y ser antioxidante.
  12. Te harás dependiente de sus productos. Por tanto, no has aprendido a comer.

En conclusión, Ener Zona está jugando con la salud de sus clientes, y tú estás tirando el dinero a la basura.

Vídeo sobre la dieta de la Zona

Finalmente, te dejo un vídeo que, de nuevo, cae en las falacias de la dieta. Te animo a revisarlo y dejar tu testimonio en los comentarios.

Relacionado: