Montignac es un científico que presume de haber trabajado en una dieta con varios investigadores médicos. No ha ideado su propio método, sino que su trabajo sintetiza numerosos estudios científicos que han evolucionado desde los 80 hasta la actualidad. La dieta Montignac asegura basarse en métodos científicos rigurosos de nutrición.

En este artículo veremos en qué consiste esta dieta, cuáles son sus supuestos beneficios, ventajas y qué hay de mito y verdad tras su publicación en la prestigiosa revista British Journal of Nutrition.

“El método Montignac no es una dieta”

metodo montignac

Ellos mismos lo afirman. No se puede considerar como tal, porque una dieta hace referencia al modo en que nos alimentamos según las cantidades de alimentos, restringiendo algunos de ellos y algunas se llevan a cabo unos días o semanas.

En cambio, Montignac, con su método, habla de no “restringir nutrientes cuantitativamente”, sino que busca una vida equilibrada. Su base radica en escoger, para cada tipo de macronutrientes, los mejores alimentos. Pero… ¿Cómo se eligen? Según sus cualidades físico-químicas, su calidad nutricional y estudiando qué alimentos provoca aumentos de peso, así como cuáles reducen el riesgo de padecer hipertensión o diabetes.

“Tu salud se verá mejorada” por la reducción de estas patologías si sigues la dieta, debido al rigor de estudios y experimentación que han llevado a cabo. Como puedes ver, este método se argumenta sobre unas supuestas bases científicas, pero… ¿serán ciertas o inducen a engaño?

Primera regla: cambia tus hábitos alimenticios

La dieta Montignac intenta cambiar el modo en que comes según aquello que quieres lograr:

  • No engordar.
  • Perder peso.
  • Reducir el riesgo de padecer enfermedades del corazón o diabetes de tipo 2.

Para ello, en primer lugar, Montignac afirma que hay que olvidarse de centrarse solamente en las calorías que comemos, un gran error en nutrición que ha pasado a nuestra cultura alimenticia, especialmente porque los nutricionistas ponen esta premisa como la más importante de todas.

En segundo lugar, se introduce el concepto potencial metabólico para la elección de los alimentos.

  • Lípidos: su elección depende según el tipo de ácidos grasos. Los poco saludables o saturados deben ser evitados. Se encuentran en las carnes, mantequilla, etc. Los saludables o insaturados son los que se consumirán, tanto omega 3 como omega 6, monoinsaturados y poliinsaturados.
  • Glucósidos: Se evitan los azúcares simples y los hidratos de cadena larga o IG bajo serán privilegiados.
  • Proteínas: Su elección se fundamente en su neutralidad o actividad en el metabolismo, así como en su origen animal o vegetal. Tienen que ser proteínas que no aumenten el peso.

Fases del método Montignac

Primera fase: de adelgazamiento

dieta montignac

Hazte la pregunta: ¿Cuánto peso quieres perder? Su duración depende de tu respuesta. Es importante elegir correctamente carbohidratos con un índice glucémico muy bajo, así como proteínas de calidad y grasas saludables. El propósito de esta fase de la dieta es promover en la menor medida de lo posible la secreción de insulina, porque así no se almacenarían lípidos en el cuerpo mediante la lipogénesis. De hecho, el efecto sería el opuesto; la lipolisis o quema de grasas de reserva, ya que al no haber azúcares para catabolizar, se empelarían estas moléculas como fuente de energía.

Segunda fase: estabilizando el cuerpo y previniendo engordar

La segunda parte del método Montignac consiste en permitir alimentos con un índice glucémico mayor al de la anterior. Si lo prefieres puedes emplear la carga glucémica en vez del IG, ya que también integra la cantidad pura de glúcidos en un determinado alimento. De vez en cuando, podrás tomar cualquier capricho incluso si su IG es muy elevado (chocolates, bollería, turrones…).

Con esta explicación, los creadores de la dieta recalcan el fracaso de otras soluciones nutricionales y se consideran una alternativa efectiva si quieres perder peso por el rigor científico que han tenido a la hora de elaborar el método con una trayectoria de más de dos décadas. Además, todas las personas que la han probado y se sintieron satisfechas con los resultados avalan en parte al nutricionista. Las opiniones son claras: “Incluso los médicos que las prescriben las han probado”, dice su sitio web oficial.

En conclusión, Michel Montignac es uno de los primeros dietistas que propuso a su comunidad emplear el IG y métricas similares para personas qeu desean adelgazar rápido, como una solución para terminar con la obesidad de occidente. Algunos científico s de renombre como J. Brand-Miller o W. Willet la respaldan desde sus respectivos campos de investigación.

Vídeo sobre la dieta Montignac

Para finalizar, te dejo un vídeo sobre el método que te servirá para conocerlo más a fondo.

Relacionado: