La dieta paleo tiene como base la evolución del ser humano y su alimentación. Es una dieta que pretende dar al organismo aquello que de verdad necesita, evitando lo artificial, que no encajaría con la biología de nuestro cuerpo.

En este artículo conocerás todo lo relativo a la dieta paleolítica, en qué consiste, por qué algunos la consideran tan efectiva, cuáles son sus desventajas, cómo llevarla a cabo y la opinión desde un punto de vista científico.

¿Qué es la dieta paleolítica?

dieta paleo

Principalmente, consiste en comprender el funcionamiento del ser humano y su genética, para adecuar su alimentación según sus necesidades biológicas. Es decir, se requiere saber cómo ha evolucionado la dieta desde el inicio de la raza humana. De ahí su nombre “paleolítica”.

Hoy en día, no controlamos debidamente la ingesta de hidratos, cuando hace siglos prácticamente ni se tomaban. Los glúcidos son uan rápida fuente de energía para el organismo, pero su estancia en nuestro interior es efímera. Si no se gasta la energía, se almacenan como grasa porque un gramo tiene el doble de calorías que un gramo de carbohidratos.

La mayoría de personas tienen suficiente energía por las mañanas con tomar una magdalena y un café, según informan en tu-dieta. Por eso, cualquier exceso que coman después, se almacenará en forma de lípidos en los adipocitos, fomentando el sobrepeso si no se quema con ejercicio.

Otro dato de la dieta paleo es que, en la época paleolítica, el hombre comía mucho menos en comparación con la actualidad, por eso, cuando tomamos demasiadas calorías, las almacenamos, ya que no se van a consumir. Esto sucede en los países desarrollados desde que la oferta de alimentos es mucho mayor que la demanda.

En definitica, el objetivo de la dieta paleo para adelgazar es adaptar tu alimentación a la que existía en la época antigua, educando tu estilo de vida.

¿Cuál es la razón de que se piense que es efectiva?

La teórica efectividad de la dieta paleolítica reside en que se ajusta a las necesidades de tu salud, ni más ni menos. Aunque las especies cambian con los milenios, en términos relativos no ha pasado tanto desde la época de la recolección y la caza, previa al neolítico, pero las costumbres sí son distintas, al igual que el ritmo de vida y el modo de supervivencia.

Por ello, la dieta predica la necesidad de adaptar una alimentación poco sana, a una saludable de antaño, logrando un equilibrio metabólico que nos permitirá conservar la salud, perder peso y prevenir ciertas enfermedades.

¿Tiene desventajas?

Según sus seguidores no. La dieta paleo es la mejor forma de alimentarse en su opinión, totalmente saludable. El argumento que utilizan es que nuestros antepasados perpetuaron la humanidad con diversas dificultades como salir a cazar constantemente con objetos rudimentarios, y se movían sin vehículos, a pie. Si para ellos era suficiente, para ti, que realizas menos esfuerzo, lo es más.

Lo único a destacar es que si quieres pasar al estilo “paleolítico” y habitualmente has comido mal, deberías hacer una progresión lenta y uniforme, si no, te costará adaptarte. Esto supondría un riesgo para la salud, además de pasar mucha hambre y fracasar en el intento.

¿Cómo hacer la dieta paleo?

alimentacion paleolitica

La paleo es un tipo de dieta que no restringe en sí el tipo de alimentos, ni cuenta con menús específicos como la disociada o la de la piña. Aquí recibirás una serie de consejos a partir de los que elaborarás tus propias recetas a placer.

  • La primera regla es separar los alimentos permitidos según su origen animal o vegetal. Lo primero a consumir son los vegetales (fruta y verduras). Después, tendríamos las carnes y pescados, todo fresco. Finalmente, los huevos, semillas, legumbres, frutos secos, aceites, etc.
  • La fruta y la verdura será tu fuente principal de carbohidratos, además de otros nutrientes esenciales como vitaminas C o E. El pescado y la carne son alimentos ricos en proteínas para equilibrar el metabolismo y desarrollar masa muscular.
  • Por otro lado, se prohíbe los refrescos azucarados, los azúcares simples, alimentos precocinados, congelados o procesados, entre otros. Todos ellos no aportan ni un solo beneficio a la salud, por eso no los recomiendan ni los médicos.
  • Continuando con los consejos, hay varios grupos que, aunque normalmente son aceptados por otras dietas, en la paleo no se aconsejan, como los lácteos, la harina, el trigo y todos los cereales. La razón es que durante el paleolítico no se consumían, por lo que no son necesarios ni en el desayuno. Según la teoría, no estamos adaptados para incorporarlos a la dieta, sobre todo siendo sedentarios.

Sin embargo, sí hay varios alimentos que los antepasados no comían pero, en cantidades moderadas, podríamos consumirlos ya que son nutritivos. Estos son el cacao, las patatas, legumbres, arroz e infusiones (té verde, hierbaluisa, poleo, etc.). Lo único es que deben comer moderadamente, muy pocos en compraración con los principales alimentos. Y, especialmente, tu objetivo es adelgazar, deberás retirarlos de tu rutina.

Finalmente, los defensores de la dieta paleolítica afirman lo que ya decían en la dieta alcalina. Tu salud se verá incrementada después de practicarla, tu peso se regulará, y te sentirás mucho mejor por dentro y por fuera.

Vídeo con una opinión científica sobre la dieta paleo

Relacionado: